Sanidad en Canadá

La sanidad en Canadá pública y gratuita está reservada a los ciudadanos que residen legalmente en Canadá que cumplan determinados criterios relacionados con su situación laboral y de residencia. Por tanto, ni los turistas, ni los inmigrantes irregulares, ni los residentes con permiso de trabajo pero sin derecho aún a acudir a la sanidad pública de Canadá tienen derecho a la misma.

Los servicios públicos de sanidad en Canadá son gestionados individualmente por cada provincia, por lo que los requisitos, plazos y legislaciones aplicables pueden variar dependiendo de la provincia en la que nos encontremos. No obstante, hay algunas características comunes en todas las provincias.

Como norma general, para acceder a ella necesitaremos estar trabajando legalmente y a tiempo completo en Canadá durante tres meses antes de recibir la tarjeta sanitaria provincial. Para permisos de trabajo abiertos, necesitaremos además una carta de nuestro trabajo que indique que vamos a estar al menos un año trabajando en la misma empresa.

Seguro de salud en Canadá

Por tanto, si aún no estamos cubiertos por el sistema público de sanidad en Canadá, es muy recomendable contratar un seguro de salud para la estancia en el país (en algunos casos concretos, como en el visado de Working Holiday, es incluso obligatorio), para estar protegidos ante cualquier problema médico que pudiera surgir.

Podemos elegir entre los seguros de viaje tradicionales o los seguros para visitantes de las empresas canadienses. El precio dependerá de las coberturas. Los seguros de viaje suelen ser muy útiles para percances leves y estancias de corta duración, pero a partir de unos meses de estancia en Canadá, los seguros canadienses suelen ser más competitivos.

Algunos seguros canadienses para visitantes permiten el reembolso de una parte de la prima pagada si se obtiene la tarjeta médica antes del final del plazo asegurado y no se ha utilizado ninguna cobertura. Conviene leer bien las cláusulas de la póliza para ver si incluye esta posibilidad y en qué condiciones.

Hay que tener en cuenta también que es muy habitual que las polizas de seguros de salud en Canadá tengan una cifra de franquicia. Esto supone que nosotros pagaremos hasta una cantidad determinada en la factura y a partir de esa cantidad el seguro cubrirá hasta la cantidad máxima establecida en la póliza. Esta franquicia dependerá del tipo de póliza que tengamos -también podemos contratar una póliza de seguro de salud en Canadá sin franquicia, pero será algunos dólares más cara-.

En comparadores de seguros como Kanetix podremos acceder a los seguros de salud para visitantes de diversas compañías canadienses.

Si no llevamos seguro médico en Canadá y nos surge algún pequeño problema de salud, podemos acudir a alguna de las muchas walk-in clinics donde podremos pedir una consulta con el médico de cabecera. El coste de una consulta básica -que no requiera más que la intervención del médico- suele estar alrededor de los 50 dólares. Ir al hospital resulta muchísimo más caro y se recomienda sólo en los casos en los que no nos quede más remedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *