Impuestos en Canadá

Tanto si vamos de turistas como si trabajamos un tiempo en Canadá, nos conviene saber cómo funciona el sistema de impuestos en Canadá. Los turistas se llevarán la sorpresa de que los impuestos indirectos no suelen estar incluidos en los precios y a los trabajadores temporales la devolución de impuestos de Canadá les puede aportar un sobresueldo al final de su estancia.

Para los turistas, hay que decirles que hace varios años se eliminó la devolución de los impuestos indirectos a los turistas que visitaban Canadá. Por tanto, no hay posibilidad de reclamar este importe al abandonar el país.

Impuestos indirectos en Canadá

Los impuestos indirectos son un quebradero de cabeza para quienes viajan a Canadá por primera vez. Los precios de casi todos los productos y servicios no suelen incluir los impuestos indirectos, por lo que tendremos que sumar entre un 10 y un 15 por ciento -dependiendo de la provincia de Canadá donde nos encontremos- a los importes que aparecen en la etiqueta o la carta de un restaurante.

Los impuestos indirectos en Canadá dependen de cada provincia. Están formados por una parte fija estatal, que es igual para todos, y una provincial que es la que hace que los porcentajes varíen entre diferentes zonas de Canadá. En el año 2013, el impuesto nacional es del 5% y el provincial va desde el 0% de Alberta al 10% de New Brunswick (datos Wikipedia).

Impuestos Canada

Los impuestos en Canadá dependen de cada provincia, ya que cada una de ellas define un tipo diferente que unir al porcentaje de tributación nacional.

Impuestos directos en Canadá

Los impuestos directos en Canadá cuentan con un sistema de recaudación parecido al de los indirectos -excepto en Quebec, que hay una legislación especial-. Por una parte, hay un porcentaje de recaudación común a todo Canadá y, por otra, hay un porcentaje de recaudación que es diferente en cada provincia.

El tipo mínimo de impuestos de la parte nacional es (en 2013) del 15% -para ingresos de hasta 43.500 dólares canadienses- y los provinciales van desde el 4% del territorio de Nunavut hasta el 11% de la provincia de Saskatchewan. Cada provincia marca sus reglas y límites de impuestos y lo mejor es consultar la tabla completa en este enlace o en este enlace para la provincia de Quebec.

Declaración anual y devolución de impuestos en Canadá

Los residentes que hayan trabajado legalmente deben realizar su declaración de impuestos en Canadá una vez finalizado el año fiscal. La declaración de impuestos se puede hacer personalmente, con alguno de los programas informáticos que existen a tal efecto –TurboTax es el más popular-, o acudiendo a cualquiera de los miles de asesores fiscales que realizan este servicio en el país.

Para rellenar los datos de impuestos hay que recurrir a dos documentos importantes: los formularios T4 y T5. El T4 lo proporciona tu empleador, con todos los datos de pagos y retenciones que se han realizado a lo largo del año. Por su parte, el T5 lo proporciona el banco e incluye todos los ingresos financieros (intereses o gastos de comisiones) obtenidos durante el año. Ambos documentos son la base para rellenar la declaración de impuestos.

Impuestos en Canada

Si vivís en Canadá y utilizais abonos mensuales de transporte público, conservadlos, ya que a final de año os los podréis deducir en la declaración de impuestos en Canadá.

Sin embargo, existen también numerosas deducciones por gastos varios que añadir a las cuentas y reducir lo que pagamos de impuestos en Canadá (o incrementar la devolución). Recomiendo guardar todos los recibos importantes de gastos efectuados durante el año hasta el momento de realizar la declaración, para ver si es posible deducirlos. Igualmente es necesario conservar facturas médicas, los documentos de abonos de transporte y otras facturas de gastos relacionados con el trabajo, ya que nos permitirán reducir nuestro pago de impuestos o, incluso, obtener alguna devolución.

El plazo límite para entregar nuestra declaración de impuestos del año anterior ha sido en los últimos años -2012 incluido- el último día laborable del mes de abril. Las empresas suelen entregar los formularios T4 alrededor del mes de febrero.

No debemos dejarlo para muy tarde, ya que aunque es posible enviar la declaración de impuestos de Canadá por Internet, en casos especiales -que incluyen el año en que llegamos a Canadá o el que abandonamos el país- se nos exige que enviemos obligatoriamente la declaración por correo ordinario.

Por lo general, quien vaya a trabajar temporalmente (poseedores del visado de Working Holiday incluidos) suele tener derecho a una devolución de impuestos en Canadá. No obstante, si los ingresos durante ese tiempo de trabajo han sido muy altos, es posible que no haya derecho a esa devolución o, incluso, que haya que pagar más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *